Lurín y Pachacámac se disputan área de 30 kilómetros cuadrados

base_image

Los límites entre los distritos de Pachacámac y Lurín siguen generando disputas entre ambos municipios, en perjuicio de los negocios ubicados en la zona de conflicto, que afrontan inseguridad jurídica sobre sus permisos y licencias.

Hoy el tema está en manos del Instituto Metropolitano de Planificación (IMP), de la Municipalidad Metropolitana de Lima (MML), que debe presentar una propuesta técnica no vinculante sobre los límites entre Pachacámac y Lurín. Sin embargo, no se ha determinado cuándo lo hará.

Sigue a Portafolio en Facebook

Esta propuesta luego debe ser enviada a la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM) y posteriormente al Congreso, único ente competente para fijar límites territoriales.

La zona en conflicto abarca alrededor de 30 km² y en ella existen inversiones como la del restaurante Kusina (que destinó US$500.000) y las universidades San Ignacio de Loyola (que proyectan invertir US$20 millones hasta el 2017 en su campus) y Alas Peruanas, que se reconocen como ubicadas en Pachacámac, según figura en sus portales online.

Mientras no se aclare el tema, la inseguridad jurídica persiste sobre los negocios que quieran expandirse o incursionar en esta área. Por lo pronto, en la zona existen construcciones que hacen referencia a la Municipalidad de Pachacámac al igual que a la Municipalidad de Lurín.

PERMISOS Y LICENCIAS
La Municipalidad de Lurín indica que facilitará los trámites para que los negocios ubicados en la zona de conflicto puedan regularizar sus permisos y licencias en dicho municipio.

“Vamos a revisar la inscripción de las propiedades en la zona. Vamos a conversar con ellos para que cambien su licencia al distrito de Lurín; les daremos las licencias de acuerdo con los requerimientos que tengan y no lo haremos demasiado problemático”, señaló José Arakaki, alcalde de Lurín.

Al respecto, Carlos Carpio, abogado especialista en inversión inmobiliaria del estudio Rodrigo, Elías & Medrano, recomendó que todas las empresas que tengan negocios ubicados en la zona de conflicto corroboren que la zonificación y los parámetros urbanísticos y edificatorios vinculados a ella –aprobados o que se pretendan exigir por parte de municipalidades distritales– sean acordes a los establecidos por la Municipalidad Metropolitana de Lima, única autoridad encargada de definirlos.

Además, deberán verificar que el procedimiento de aprobación de los permisos con los que actualmente cuentan haya cumplido estrictamente las exigencias de la norma nacional. “Esas son las dos seguridades que podría tener el administrado en este contexto de conflicto en la demarcación territorial”, opinó Carpio.
ZONA DE CONFLICTO PERMANENTE El área en conflicto entre las municipalidades de Lurín y Pachacámac es la comprendida entre el kilómetro 34 de la antigua Panamericana Sur (referencia el camal de San Pedro), con dirección hacia el Océano Pacífico de la actual Panamericana Sur, y las zonas de Rinconada de Puruhuay, Buena Vista, fundo Santa Rosa, cruce de la antigua Panamericana Sur y Av. Paul Poblet (cruce de Pachacámac), Pampa Grande, Casica, Villa Libertad, Huertos de Villena, Huertos de Lurín, Julio C. Tello, Las Palmas, fundo Mamacona, Santuario de Pachacámac (zona arqueológica Pachacámac), con dirección hacia el norte hasta los límites con los distritos de Villa El Salvador y Villa María del Triunfo, indica el Tribunal Constitucional en su sentencia del expediente N° 0005-2007-PC/TC.

Ya este tribunal se ha pronunciado sobre los problemas limítrofes entre Pachacámac, Villa María del Triunfo y Lurín. Así, ha señalado que la demarcación territorial de Villa María del Triunfo está establecida en las leyes 13796 y 15230, por lo cual debería ser respetada (expediente N° 001-99-CC/TC).

En relación con los límites entre Pachacámac y Lurín, el TC ha afirmado que estos no están definidos. Y pese a que ha existido un acuerdo de la Municipalidad Metropolitana de Lima (N° 011-2000-MDSSP/C del año 2000), este ha sido declarado nulo por fijar límites distritales sin que se tenga competencia para ello.

PROBLEMA COMÚN
El conflicto limítrofe entre Pachacámac y Lurín se suma a tantos otros, como el de Magdalena y San Isidro.

LARGA ESPERA
► Hasta el TC. El Tribunal Constitucional se ha pronunciado en el 2002 y 2009 sobre la falta de definición de límites y ha invocado a las autoridades competentes para que los fijen.

► Contra el reloj. El Instituto Metropolitano de Planificación no tiene fecha para presentar la propuesta técnica que facilite el trámite ante la Presidencia del Consejo de Ministros. Luego el Congreso fijará definitivamente los límites entre ambos distritos ubicados al sur de Lima.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *